Leo en Semana Económica (SE) del 6 de marzo último que el centro comercial Real Plaza pagó cien mil soles a la Unión Peruana de productores Fonográficos (Unimpro) por deudas pasadas y que además se compromete a abonar a esta sociedad de gestión de derechos la cantidad de 6,400 soles cada mes por derechos futuros. Según SE, las empresas que utilizan música como parte de su manera de presentar sus servicios (como la música que se oye en un centro comercial) tienen que pagar en el Perú tres tipos de derecho:

  • Al autor o compositor cuya entidad recaudadora es  Apdayc.
  • De ejecución (derecho conexo)
  • De producción (derecho conexo)

Unimpro se encarga de recaudar  los conceptos de ejecución y producción.  Se indica que la tarifa de Unimpro  por hora de funcionamiento del centro comercial es de 2.08 soles.

En la nota de prensa se dice también que el centro comercial Plaza Lima Sur de la corporación Wong debe a Unimpro cerca de cincuenta mil soles por deudas debido a una actualización de la tarifa de esta entidad de gestión de derechos.

Esto es solo un ejemplo de los intereses que se mueven en el campo del derecho de autor.

Anuncios

Tengo en mis manos la edición en español de la obra Estudio sobre las limitaciones y excepciones al derecho de autor en beneficio de las bibliotecas y archivos preparado por Kenneth Crews, director de la Copyright Advisory Office de la Universidad de Columbia  para la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). Este informe fue presentado en noviembre de 2008 en el marco de la 17 sesión de la OMPI y como todo documento que habla acerca del derecho de autor puede que hayan cosas que han cambiado.

El objetivo del informe es presentar las excepciones  vigentes que favorecen a las bibliotecas o archivos públicos en las disposiciones legales de los países miembros de la OMPI. Se señala que se ha revisado y traducido las leyes de derecho de autor de 149 países de los 184 que son miembros de la OMPI.

De estas 149 legislaciones, en 128 hay al menos, una excepcion legal a favor de las bibliotecas y en 21 no se prevee ninguna norma a favor de las bibliotecas. Entre estos 21 países, cinco son de América Latina: Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica y Haití.

Tengo curiosidad por saber a qué se debe la no inclusión de excepciones para bibliotecas en estas naciones. En fin, quizás estén más felices así.

 

 

En el año que pasó no se han registrado novedades en cuanto al derecho de autor relativo a  las bibliotecas en el Perú. A continuación se presenta un breve resumen de la situación del derecho de autor y las bibliotecas en nuestro país.

Principales normas legales vigentes:

  • El decreto legislativo 822 o Ley de derecho de autor del 26 de abril de 1996
  • La Ley 27861 del 11 de noviembre de 2002 que exceptúa el pago de derechos de autor para la reproducción de obras por invidentes
  • El decreto legislativo 1076  del 27 de junio de 2008

El dercreto legislativo 822

Continúa vigente la limitación para el préstamo público en bibliotecas pues no se ha modificado el literal f del artículo 43 del título IV del decreto legislativo 822.  De acuerdo a este literal las bibliotecas y archivos públicos, cuyas actividades no tengan directa o indirectamente fines de lucro,  pueden realizar préstamo público “del ejemplar lícito de una obra expresada por escrito”. Por lo tanto, esta  excepción no permite la figura del préstamo público de materiales audiovisuales como las grabaciones sonoras o las videograbaciones. Solo es posible que la biblioteca realice préstamo público de este tipo de material cuando tenga la autorización explícita (previa y escrita) de los titulares de las obras.

La ley 27861

La ley 27861 del 11 de noviembre de 2002 creó una excepción a los derechos de explotación de las obras protegidas que beneficia a las personas invidentes o con dificultad visual. Dice la ley:

Artículo 43°.- Respecto de las obras ya divulgadas lícitamente, es permitida sin autorización del autor:

g) La reproducción de las obras de ingenio para uso privado de invidentes, siempre que ésta se efectúe mediante el sistema Braille u otro procedimiento específico y que las copias no tengan como propósito utilización lucrativa.”

Esta ley respalda las aplicaciones informáticas Jaws y Zoomtext, usadas en bibliotecas, pues se entiende que son procedimientos específicos destinados exclusivamente para el público usuario invidente o con serias limitaciones visuales.

El decreto legislativo 1076

Por último, en el escenario del Tratado de Libre Comercio firmado entre nuestro país y Estados Unidos, el Poder Ejecutivo, mediante facultades delegadas por el Congreso, dictó el decreto legislativo 1076 del 27 de junio de 2008. Para los fines de los servicios bibliotecarios nacionales este decreto legitima las medidas tecnológicas de protección (MTP) incorporadas por fabricantes, editores, proveedores o titulares de obras protegidas. Estas medidas consisten en dispositivos tecnológicos (pueden ser software o hardware) que restringen o impiden usos considerados “indebidos” en obras protegidas por el derecho de autor. Entre estos dispositivos están las restricciones “anticopia” que imposibilitan la copia de obras protegidas.

El decreto legislativo 1076 permite en casos taxativos, la elusión de estas MTP. Para las bibliotecas, archivos o instituciones educativas sin fines de lucro se faculta la elusión para decisiones “sobre adquisiciones”.

La excepción citada es similar a una anterior existente en la legislación estadounidense conocida también como DCMA –Digital Millenium Copyright Act- de 1998.  Esta excepción posibilitaba eludir las MTP solo para evaluar una obra protegida a fin de determinar si la biblioteca deseaba adquirirla. Para Kenneth Crew, experto norteamericano en derecho de autor, esta disposición autorizaba la consulta de bases de datos o el acceso a obras protegidas antes de hacer una compra cara o de dudosa calidad y cita la opinión de un grupo de bibliotecarios de la Universidad Carnegie Mellon al respecto:

…no todas las bibliotecas y archivos disponen de los conocimientos técnicos necesarios, o de recursos       económicos para contratar a una persona que lleve a cabo la elusión o aplique las MTP a las copias realizadas. Dado que la ley prohíbe el tráfico de la tecnología de elusión, no existe ningún producto en el mercado que las bibliotecas y archivos puedan adquirir para llevar a cabo esa tarea. (Krews 2008: 72)

Bibliografía

Crews, Kenneth 2008  Estudio sobre las limitaciones y excepciones al derecho de autor en beneficio de bibliotecas y archivos”. Ginebra: OMPI. Consulta: 17 de enero de 2011. <http://www.wipo.int/meetings/es/doc_details.jsp?doc_id=109192>

Este manual lo preparé en agosto de 2009 para un taller con colegas de diferentes bibliotecas universitarias del interior del país. El texto trata de explicar de manera didáctica, eso espero, por qué es importante el derecho de autor para el personal que trabaja en las bibliotecas del país. Con sus preguntas, sugerencias y comentarios espero enriquecerlo.

Haga clic aquí para leerlo o descargarlo

En el libro: La entrevista el arte y la ciencia de Eric Frattini y Montse Quesada, editado por EUDEMA (Madrid, 1994) encontré en la contraportada este aviso:

En la elaboración de este libro han intervenido:

  • Un equipo de autores que ha invertido muchas horas de trabajo en investigación y en la redacción del original.
  • Un corrector que ha hecho posible que el lenguaje llegue hasta usted sin errores de transcripción.
  • Un diseñador y maquetista que lo han convertido en un producto atractivo para facilitarle la lectura de su contenido.
  • Un editor que ha supervisado la elaboración de todo el proyecto.
  • Para imprimirlo han sido necesarios procesos fotográficos, papel, tinta, máquinas, y el esfuerzo y la experiencia de muchos profesionales de Artes Gráficas.
  • Los distribuidores y libreros lo han puesto a su alcance.

¿No cree que este esfuerzo deber ser recompensado?

El libro permanecerá en las bibliotecas como testimonio del saber de nuestros días. Diríjase a ellas si no puede o no quiere comprarlo, pero por favor: NO LO FOTOCOPIE. Sólo de esta forma quienes publicamos libros podremos continuar haciéndolo.

¿Fotocopio o no fotocopio este libro?